| Terapias |

Terapias a domicilio

Existen varias modalidades de atención psicológica, pero dentro de la terapia presencial no hay que obviar la eficacia y los beneficios de la alternativa de la terapia a domicilio. La idea de la psicología a domicilio surge porque muchas veces el paciente puede experimentar demasiados problemas a la hora de acudir a la consulta cuando se encuentra en un mal momento emocional, tiene alguna discapacidad que le imposibilita desplazarse, sufre una crisis seria o tiene una limitación en cuanto al medio de transporte (ya sea porque no tiene vehículo o que la red de transporte público no es el ideal para acudir a la clínica).

¿Qué ventajas tiene la terapia a domicilio?

  • Comodidad para el paciente que se traduce en una mayor seguridad y comunicación con el psicólogo.
  • Los pacientes no son vistos en el centro de psicología, por lo que existe mayor privacidad.
  • El mayor confort ya que el paciente no tiene que desplazarse.
  • En los casos que se requiera un trabajo a nivel familiar, facilita que los miembros de la familia estén presentes en las sesiones.
  • Se trabaja en el entorno real de la persona desde el primer momento.
  • Si el paciente conoce perfectamente el lugar donde se realiza la sesión no existe ningún elemento distractor que impida que pueda centrarse en lo que quiere transmitir.
  • El clima terapéutico necesario para generar una situación adecuada sucede de una forma más natural porque el que te recibe es el paciente y esto le hace sentirse menos vulnerable que cuando acuden ellos a consulta.
  • Adherencia al tratamiento (evitando que en los momentos más difíciles y cuando la ayuda es más necesaria, el cliente se salte una sesión)

¿Quién puede necesitar un psicólogo a domicilio?

Aquellas personas que tienen problemas psicológicos relacionados con el hecho de tener contacto con el mundo exterior; por ejemplo: alguien que padezca de agorafobia o que tenga problemas para relacionarse con las personas. Está indicada para aquellas personas que tienen problemas físicos y/o carecen de una buena salud, que son dependientes y no se pueden mover de su domicilio. También resulta útil en las intervenciones con niños con problemas emocionales y de conducta.