Tips para enfrentarte a ella y sobrevivir

Se acercan las Navidades y ya se empiezan a ver los primeros alumbrados, el frenesí de las compras o los tan deseados reencuentros. Pero también se comienza a notar ese espíritu de magia, amor y… ¿felicidad? Si con solo leer estas líneas, tu animadversión a la Navidad ha hecho acto de presencia, respira hondo porque en este post no vamos a hablarte de lo maravillosa que es esta época del año.

Desde Neuron Psicología vamos a contarte que no estamos obligados a participar de esta felicidad socialmente impuesta si en el fondo no nos apetece. La cuestión no es que nos convirtamos en el Grinch y odiemos la Navidad con todas nuestras fuerzas, sino que es totalmente lícito parar a escuchar qué sentimos y qué necesitamos para actuar en consecuencia.

Si te identificas con esta situación, vamos a brindarte una serie de consejos para sobrevivir a estas fechas de manera emocionalmente saludable y sin ceder a la presión social. ¡Toma nota y disfruta de tu propia Navidad!

Haz lo que necesites en cada momento

Reuniones con amigos, comidas y cenas de trabajo, reencuentros con familiares que están lejos… Si te agobia el mero hecho de pensarlo, ¡calma! No te dejes llevar por la presión social y haz lo que realmente quieras. Es tan simple como no ir si en el fondo no te apetece. Eso sí, elige correctamente la manera de comunicarlo para que comprendan tu punto de vista y no aumente aún más la presión.

Date un caprichito

¿Por qué no? Nunca está de más mimarnos y qué mejor época que la Navidad para hacernos un pequeño obsequio. Seguro que algo que te gusta está rebajado de precio o han sacado un nuevo modelo de estabas esperando. En lugar de quebrarte la cabeza pensando en qué regalar a los demás, refuerza tu autoestima invirtiendo tiempo en ti y tu bienestar.

Marca tus propios tiempos

Si quieres evitar que la Navidad te domine, una buena medida es crear tu propio calendario de eventos. Organiza estas semanas en función del tiempo que dispongas y de tu estado de ánimo. ¿No quieres participar en el amigo invisible? ¡Propón una alternativa! ¿Prefieres retrasar la cena de Navidad con tus amigos? ¡Manifiéstalo! ¿Te apetece escaparte unos días y olvidarte de cotillones? ¡Hazlo!

No pagues tu frustración con los demás

Gastar energía en convencer a los demás de que tienen un concepto equivocado de la Navidad, solo hará que aumente tu apatía o inquina hacia esta festividad. Que reflejes tu desagrado por estas fechas no hará que tu malestar se desvanezca, sino más bien lo contrario. Permite que cada persona disfrute de esta época del año como desee.

Si pese a estos consejos ves que tu rechazo hacia la Navidad te hace sentir realmente mal y no sabes cómo gestionarlo, no dudes en pedir ayuda. En Neuron Psicología estamos cualificados para darte las herramientas necesarias para afrontar esta situación y que sobrelleves estas fechas de la mejor manera posible. ¡No esperes más y pide tu cita!